Los derechos sexuales de las personas con discapacidad

Una chica está sobre su novio que está acostado en yn sillón. A la par hay una silla de ruedas.

SERES SEXUADOS

Hablar de sexo en los países latinoamericanos es complicado, la cultura conservadora de los pueblos ha sido un factor determinante para la forma en que se encara le sexualidad. Si lo anterior se aplica a una persona “normal”, entonces ya se puede suponer lo que significa hablar explícitamente sobre este tema a una persona con discapacidad.

La sexualidad es inherente al ser humano, y debe ser tratado en el conjunto de sus necesidades esenciales. Una persona con capacidades diferentes no es asexual, aunque su discapacidad hace que perciba de manera diferente su sexualidad.

PERSONAS CON NECESIDADES FÍSICAS ESPECIALES, tienen el:

Derecho a recibir información sobre sexualidad.
Derecho a recibir educación sexual.
Derecho a expresarse sexualmente.
Derecho a la maternidad/paternidad
Derecho a tener acceso a servicios de ayuda.


Y también:

Derecho a ser tratados como seres sexuados.
Derecho a recibir información sobre los efectos adversos sobre la sexualidad de los medicamentos.
Derecho a tener privacidad e intimidad.
Derecho a formar parejas.
Derecho a relacionarse con otras personas
Derecho a la maternidad

No existen dos tipos de sexualidad, dependiendo si se tiene o no discapacidad, existen tantos tipos de sexualidades como personas. Todos somos iguales y al mismo tiempo diferentes. Iguales porque tenemos los mismos derechos y necesidades, diferentes porque cada uno vivimos la sexualidad a nuestra manera. (DISCASEX) 

De Byron Pernilla

ASODISPRO

Personas Productivas con Discapacidad

A la Memoria de Felix David Pernilla Chavez

© 2017 ASODISPRO. All Rights Reserved