Esclerosis Múltiple

Es un trastorno del sistema nervioso central marcado por la disminución en la función neurológica, acompañada de una inflamación inicial de la cubierta protectora de mielina de los nervios y de una cicatrización permanente. Los síntomas y la gravedad de los mismos varían ampliamente y pueden progresar hasta episodios de crisis que se alternan con episodios de remisión.

La esclerosis múltiple (del griego 'endurecimiento') es una enfermedad del sistema nervioso central que afecta al cerebro, tronco del encéfalo y a la médula espinal. La mielina, la sustancia que recubre las fibras nerviosas, resulta dañada y entonces la habilidad de los nervios para conducir las órdenes del cerebro se ve interrumpida. Se trata de la enfermedad crónica más frecuente en adultos jóvenes en Europa y la segunda causa de incapacidad en este grupo de población, después de los accidentes.

Aunque el primer caso diagnosticado data del año 1849, los científicos desconocen aún hoy al cien por cien la causa de este trastorno, aunque sospechan que se trata de un problema multifactorial. La mayoría de los investigadores cree que la esclerosis es una enfermedad auto-inmune, en la que el organismo lanza un ataque defensivo contra sus propios tejidos, concretamente la mielina. Por este motivo, no se descarta que esos ataques del sistema inmunológico estén vinculados con un elemento ambiental de origen desconocido, quizás un virus. Probablemente una cierta predisposición genética en combinación con algún agente exterior condicione la respuesta inmunológica capaz de poner en marcha el proceso.

Síntomas:

No hay ningún síntoma típico de la esclerosis que ayude en el diagnóstico inicial. Incluso es habitual que el primer episodio pase desapercibido por la vaguedad de las molestias sin que el sujeto consulte con su médico. A menudo, las primeras manifestaciones se presentan como problemas de la visión, bien en forma de visión borrosa, doble o pérdida de visión.

La mayoría de los pacientes experimenta además sensaciones anormales como hormigueo, entumecimiento y picazón; pérdida de fuerza en los brazos o piernas, y trastornos del equilibrio o de la coordinación. También son frecuentes el vértigo, los problemas para orinar o defecar, los dolores inespecíficos, alteraciones del carácter, etc.

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad discapacitante, que resulta del daño a la mielina -la capa protectora que recubre las fibras nerviosas en el Sistema Nervioso Central (cerebro, médula espinal y nervios ópticos)-. Los síntomas incluyen:

  • Visión borrosa
  • Debilidad en extremidades
  • Dolor
  • Sensación de hormigueo
  • Inestabilidad y
  • Fatiga

Sin embargo parte de los padecimientos es puramente psicológico, de esto no se habla y afecta su organismo en gran medida ya que los enfermos pasan por estadios de dolor, rabia, indignación y depresión al saber que es degenerativo y crónico.

Diagnostico y Tipos:

La aparición y desaparición de síntomas inexplicables y la incertidumbre inicial suele caracterizar el diagnóstico de la esclerosis. Aunque cada caso muestra una evolución diferente, generalmente la enfermedad se manifiesta primero con una serie de ataques (brotes) seguidos de una remisión total o parcial, que posteriormente se repiten alternando con periodos de mejoría. Es lo que se conoce como esclerosis múltiple de recaída-remisión, la forma más común de la enfermedad.

Por su parte, la forma secundariamente-progresiva comienza como la anterior pero luego empeora paulatinamente, sin fases claras de mejoría y con una significativa acumulación de síntomas neurológicos. En otros casos, los trastornos van progresando lentamente desde el principio con pequeños alivios, pero sin mejorías claras (esclerosis primaria-progresiva). Con el paso del tiempo, la debilidad muscular, la falta de coordinación, los problemas del equilibrio, la rigidez muscular, el hormigueo y otros trastornos como el control de la vejiga, dolor o fatiga pueden hacerse más frecuentes y severos.

Además, un 20% de los pacientes sufre una forma benigna de la enfermedad en la que los síntomas apenas progresan después del ataque inicial y les permite seguir con una vida prácticamente normal. En el caso de la esclerosis maligna, el deterioro es rápido y progresivo y acaba en una incapacidad notable. En muy pocos casos la enfermedad es mortal y la mayoría de los pacientes tiene unas expectativas de vida normales.

La resonancia magnética, así como la exploración neurológica, el estudio del líquido cefalorraquídeo para ver si contiene anomalías celulares y los potenciales evocados -que miden la velocidad de respuesta del cerebro a distintos estímulos- son las pruebas que confirman el diagnóstico y pueden ayudar a localizar las lesiones en el sistema nervioso central. Éstas se denominan 'placas' y son zonas en las que se ha perdido mielina. Generalmente son pequeñas y están diseminadas de manera difusa; fuera del cerebro estas lesiones afectan a los nervios ópticos, el tronco del encéfalo y la médula espinal.

Tratamiento

Hoy por hoy no existe ningún tratamiento curativo para la esclerosis múltiple y los tratamientos disponibles están dirigidos a modificar la evolución de la enfermedad, paliar sus síntomas y rehabilitar al paciente.

Los brotes o recaídas se tratan con corticoides (también llamados esteroides), que por sus propiedades anti-inflamatorias pueden reducir su duración y gravedad; mientras que los fármacos que modifican la evolución de la enfermedad se llaman inmunomoduladores. Entre ellos destacan los interferones, cuyo uso siempre debe estar revisado por un neurólogo que controle sus potenciales efectos adversos.

El tratamiento concreto de cada síntoma es trascendental para poder ofrecer una mejor calidad de vida al paciente, mientras que la rehabilitación está dirigida a conservar la funcionalidad en su vida diaria y a prevenir futuras discapacidades, no sólo en cuestiones de motricidad, sino también de lenguaje, la deglución (tragar)... Además, a menudo, son necesarios cuidados de enfermería y atención psicológica.

Actualmente están en marcha muchas líneas de investigación dirigidas a obtener nuevos tratamientos inmunomoduladores, otros más efectivos -sobre todo en determinados grupos de pacientes, recién diagnosticados, con formas progresivas desde el inicio, etc.- o bien a evaluar combinaciones de terapias que actúen de forma conjunta.


Aprender a Vivir con la Enfermedad

A pesar que existen gran cantidad de estudios dirigidos al tratamiento y prevención de esta enfermedad, aun no se ha logrado nada concreto, a continuación se presentan ejemplos de terapias con testimonio de haber logrado algunos resultados.

Gary Owen comenta acerca de su experiencia:

“La cura para la esclerosis múltiple abundan de terapias de enzima, a las dietas, a altas dosis de vitaminas y hierbas en una sola o varias pastillas. Algunas de estas “curas” pueden ser útiles, pero ¿existe realmente una cura para la MS?

¿Que puede depender de cómo defina cura, ante todo, sus MS nunca irá lejos completamente hasta el punto donde se puede comer como usted utiliza, vivir como se usa y nunca tiene que preocuparse acerca de los síntomas sobre MS nuevo? Eso no es probable que suceda en cualquier momento pronto, pero hay tratamientos alternativos por ahí que pueden reducir los síntomas significativamente y darle la espalda de la vida, para muchos que se cura lo suficiente.

Al mirar la cura para la esclerosis múltiple es importante tener en cuenta las limitaciones de estos curas, siempre tienes MS y cualquier expectativa realista que no sólo le puede configurado para fracaso. Es importante adoptar una actitud que toma las cosas un día a la vez, y que está agradecido por lo que logra en ese día, al mismo tiempo estar dispuesto a hacer lo que tienes que hacer para superar la esclerosis múltiple a lo mejor de sus habilidades.

Uno de las curas más cercanas para la esclerosis múltiple es la dieta y suplementos, muchas personas han tenido una mejoría significativa en sus síntomas haciendo ajustes a su dieta y tomando unos importantes minerales y otros nutrientes. Comer una dieta bien balanceada con un montón de frutas frescas, legumbres, hortalizas y pescado azul es buen comienzo. Eliminar los alimentos procesados refinados tales como azúcar y harina blanca, ya que sólo agravará los problemas.

Evitando las grasas saturadas y el trigo también han resultado útiles en el tratamiento de la enfermedad ya que son dos grandes fuentes de inflamación en su cuerpo; una de las cosas que un pacientes no necesitan más.

 

 

Con información de:

http://www.elmanana.com.mx/notas.asp?id=71453

http://esclerosismultipleultimasnoticias.blogspot.com/2012/02/cura-para-la-esclerosis-multiple.html

http://esclerosismultipleultimasnoticias.blogspot.com/2011/09/posible-cura-contra-esclerosis-multiple.html

http://el-diario-akane.lacoctelera.net/post/2009/05/27/40-000-maneras-vivir-con-esclerosis-m-ltiple

Una investigación para Asodispro de:

Byron Pernilla y Julia Y. Solís V.

Publicado ( Lunes, 20 de Agosto de 2012 16:15 ) Actualizado 2017

ASODISPRO

Personas Productivas Con Discapacidad

A la Memoria de Felix David Pernilla Chavez

© 2017 ASODISPRO. All Rights Reserved

Please publish modules in offcanvas position.