La Maternidad de Paty

Ser una persona con discapacidad (tetraplejia) y lograr concebir un hijo es una de las vivencias más hermosas que Dios me regaló, claro, esto trae las ya sabidas responsabilidades, pero para una PCD también trae el enfrentarse a los prejuicios sociales, que se dejan ver en forma de críticas y son fruto del árbol de la ignorancia.

Encontrarse a alguien parecido a uno es difícil, que tenga la misma discapacidad aumenta el grado de dificultad, y que emprenda los mismos sueños, resultaría imposible; pero a mi me sucedió. Con mi querida Paty Nallelly Mrls Rivera compartimos el mismo tipo de discapacidad: la tetraplejía, diferenciándose de la forma en que la adquirimos, yo en un muelle al lanzarme un clavado y ella en un accidente de tráfico, como bien nos lo describió en estas mismas páginas virtuales. La tetraplejia es una de las más altas discapacidades físicas, afecta no solo las extremidades inferiores sino las superiores, en mi caso no puedo mover ni mis dedos.

Hace algunos meses recibí una linda noticia: Paty sería madre. De golpe vinieron a mí aquellas lindas vivencias del día que me dijeron que iba a ser padre. El corazón no te cabe en el pecho, sientes plenamente el aire que respiras, ríes y quizá hasta lloras. La maternidad/paternidad con discapacidad es la demostración final (para nosotros mismos no para nadie) de que somos total y plenamente iguales a cualquier persona, que somos capaces de hacer lo que nos atrevemos a sacar de nuestros sueños.

Las sociedades cran mitos sobre la sexualidad convencional, y cuanto más han creado alrededor de la discapacidad. Cuantas veces escuché cuando se hablaba de sexualidad: “Son como ángeles”, “Solo una persona igual lo comprendería”, “Que bueno que no puede pecar”, Etc. Esto creó el mito sobre que la PCD es un ser asexual, lo más triste es saber que muchas PCD vivieron creyendo eso y hoy aun hay quienes lo creen.

Pero retomando el escrito de hoy, que privilegio fue para mi ser padre, y sinceramente creo que de igual forma lo será para mi querida Paty, a quien hoy le hago una pequeña entrevista, con preguntas en las que respeto su intimidad familiar, puesto que lo importante para mi es su maternidad.

  • ¿Te pasó por la mente tu maternidad como PCD?
    Paty: Mucho antes de mi accidente no pensaba tener bebés. ¡Después de mi accidente menos! Creí que no podía y no que fuera imposible, pero si algo que nunca viviría.
    ¿Qué sentiste cuando te dijeron que estabas embarazada?
    Paty: Me dio mucho miedo. Primero porque no sentía a mi bebita, por mi tipo de discapacidad, por la falta de cuidados los primeros meses, porque no puedo cuidarme yo e infinidad de cosas. Pero ahora estoy llena de amor Dios me ha ayudado a sentir a mi bebita y ella se ha acomodado para no aplastarla al enderezarme.
    ¿Sospechaste antes de enterarte?
    Paty: No, no sabía y ni síntomas tenía.
    ¿Cómo reaccionan las personas a tu alrededor?
    Paty: Mi mamá se espanto porque yo estaba en un tratamiento. Preocupación. Alegría. Hay quienes hablan mal pero eso me ha fortalecido y Bendecido más.
    ¿Cuándo está programado tu alumbramiento, y qué esperas ese día?
    Paty: En diciembre nacerá mi bebita pero aún no me han dicho el día. Deseo ese día llegue con mucha salud mi hija y salga todo muy bien para las dos, quiero regresar con mi bebita a mi casa llena de bendiciones.
    ¿Cómo visualizas tu maternidad?
    Paty: Llena de amor y dispuesta a aprender. Corregir y enseñar a mi María Victoria para que sea una persona buena y educada.
    Envía un mensaje a todas las PCD de Guatemala:
    Paty: Muchas gracias y Dios las siga llenando de Bendiciones. Siempre hay que aceptar con amor lo que Dios nos manda, porque después nos llena de alegría y motivos. Cuiden mucho de su salud y no se expongan. Amen su vida y respétenla.
    Que hermoso es conocer PCD que no sienten tener la discapacidad, que no implica que no la tengan y la sufran, pero que actúan tan convencional, que solo la ignorancia ve una discapacidad en ellos.

Paty es de esas chicas que deciden vivir sus propias vidas, de esas que no pretenden cambiar el mundo, pero que sin embargo, viviendo intensamente cambian su mundo y hacen que este sea un mejor planeta . Hoy ella enfrentará grandes retos, pero no dudo que los superará pues su vida ha sido un reto, ese reto de limpiarse las lágrimas y reír aun con los ojos húmedos.

Sé que ver crecer esa nueva vida es maravilloso, los días, semanas y mese vuelan. Desde esta tierra del Quetzal, hasta Querétaro México, envío un fuerte abrazo a Paty, felicitándola por su bella maternidad, la cual solo reafirma su derecho a ser una mujer plena y feliz. Mis oraciones están contigo.

Por: Byron Pernilla

ASODISPRO

Personas Productivas con Discapacidad

A la Memoria de Felix David Pernilla Chavez

© 2017 ASODISPRO. All Rights Reserved